De mal en peor: Seremi de Salud Valpo cursa sumario sanitario tras nueva inspección a oficina de Seremi de las Culturas

418

Como “impresentable” califica el Directorio Nacional de ANFUCULTURA, el resultado de la última inspección sanitaria  realizada por la Seremi de Salud Valparaíso a las oficinas de la Subsecretaría de las Culturas y las Artes de esa región, que junto a varias observaciones realizada por los fiscalizadores, derivaron en el inicio de un sumario sanitario, según consta  en el acta de la visita realizada el pasado  29 de abril.

Esto en el marco de la crítica situación que están viviendo los/as trabajadores/as en las distintas Direcciones Regionales de Cultura a lo largo de todo el país, agudizadas con la Pandemia, con déficit de dotación, sobre carga laboral y sin las condiciones adecuadas para llevar a cabo las labores institucionales, lo que está derivando en aumento de enfermedades laborales entre las y los funcionarios.

En ese contexto, el pasado 14 de abril, ANFUCULTURA, solicitó a la Seremi de Salud Metropolitana, Paula Labra y el Seremi de Salud de la Región de Valparaíso, Georg Hübner, respectivamente, fiscalización sanitaria integral en las dependencias de la SEREMI de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en calle Paseo Ahumada, 48 Piso 4, Santiago y Sotomayor 233, piso 2, Valparaíso. A esto se suman,  una inspección anterior realizada en octubre del  año pasado en Ahumada en el marco del protocolo de “Retorno gradual y seguro”, que por entonces indicaba el Gobierno para los funcionarios públicos a través de la REX 288, constatando la imposibilidad de cumplir este “mandato” en esas dependencias; y otra inspección realizada en marzo de este año en las oficinas de  Fray Camilo Henríquez 262, inmueble perteneciente al MINEDUC, en donde funcionan algunas unidades de la Subsecretaría de las Culturas y las Artes como el Ballet Folklórico Nacional, también con observaciones.

En el caso de Valparaíso, entre los hechos constatados en el acta de la visita inspectiva de Folio N° 2105E03442 se señalan, entre otros puntos, la ausencia de verificadores del programa de implementación del Protocolo de Vigilancia de Riesgos Psicosociales en el Trabajo, que el empleador no adopta las medidas que prescribe la Mutual de seguridad en relación a 3 casos de enfermedad laboral presentes en la región debido a la sobrecarga laboral y graves deficiencias de infraestructura y equipamiento en todo el edificio de Sotomayor 233 que ponen en peligro la salud y seguridad de las y los trabajadores. Esto deriva en el curso de un sumario sanitario cuyo resultado se espera conocer dentro de las próximas semanas.

Al respecto, el Presidente Nacional de ANFUCULTURA, Jorge González San Martín, describe esta situación como “impresentable” y aclara que “esta situación  afecta no solamente a las y los trabajadores fiscales, sino que además a la provisión de servicios a un sector fuertemente golpeado como las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que con la crisis sanitaria no ha hecho otra cosa que empeorar a niveles alarmantes”.

Por otra parte, explica que “la sobrecarga de trabajo, dada por la gestión de 12.583 proyectos  en equipos de trabajo con recortes de dotación ha implicado, a su vez, un aumento en un 400% de licencias médicas por enfermedad profesional. A esto se suman las enfermedades profesionales diagnosticadas por la Mutual de Seguridad, que a su vez aumentaron en un 125%. Sin embargo, para el dirigente, “la respuesta institucional frente a esta realidad de pauperización de la calidad del trabajo ha sido el incumplimiento en un 100% en las medidas y plazos instruidos por la Mutual de Seguridad, tanto para los años 2019 y 2020, que en su conjunto instruyeron cambio de puesto o de funciones” y  agrega que “La principal explicación institucional para no dar cumplimiento a los tratamientos ordenados por la mutual, es la aplicación de la circular 15 de austeridad, que limita contrataciones o reemplazos”.

Debido a esta crítica situación, el Subsecretario de las Culturas y las Artes, Juan Carlos Silva Aldunate, se vio en la obligación de extender una vez más el plazo para la firma de convenios derivados de los Fondos Concursables, a través de la Rex 1027.