COMUNICADO PÚBLICO: ANFUCULTURA SOBRE LA XV CONVENCIÓN NACIONAL DE CULTURA

107
  1. En reunión extraordinaria de nuestro Ampliado Nacional, el lunes 17 de mayo, vía zoom, nuestra organización toma la decisión de restarse de la Convención de Cultura 2021. Con invitaciones, en primera instancia, solo al Presidente Nacional y luego al resto del Directorio
    Nacional, podemos constatar que las y los dirigentes regionales no fueron considerados en la invitación.
  1. Creemos que la Convención Nacional, dado el escenario actual, necesita ser repensada en virtud de la nueva realidad social del país. Son las comunidades, desde los territorios y las bases, quienes deben reflexionar sobre las necesidades culturales plasmadas en una nueva
    constitución; no un grupo selecto de representantes de un sector determinado del campo de las culturas, las artes y el patrimonio. Esto quedó demostrado con creces con el resultado de la votación de constituyentes de este 15 y 16 de mayo.
  2. Nuestra organización solicitó a las autoridades del Ministerio, estar presentes en el proceso de formulación de la convención; lamentablemente, esto no fue efectivo. Hoy, cuando observamos los términos de la actual Convención, vemos no sólo una desconexión con las urgencias del sector cultural, sino un espacio de comunicación dirigido y vertical, insuficiente para la naturaleza y profundidad de los temas a discutir.
  3. Nuestra organización, cumpliendo con los acuerdos de su última Convención Nacional de marzo del 2021, incidirá de manera directa en el debate constitucional a través de la comunicación directa y efectiva con las, los y les constituyentes, en conjunto con nuestra
    confederación madre, la ANEF, nuestra federación, la CUT, y nuestros socios estratégicos del sector cultural: la Coordinadora Intersectorial cultura en Emergencia (CICE) y el Frente del Patrimonio.
  4. Instamos a las autoridades a atender las urgencias del sector cultural en su conjunto: la crisis y sobrevivencia del sector productivo de las culturas, las artes y le patrimonio y la precarización del empleo público en cultura y la salud de las y los trabajadores fiscales.
  5. Para esto es necesario un presupuesto cultural 2022 robusto, con los recursos apropiados tanto para los bienes y servicios culturales como para la dotación necesaria, que sea construido de manera participativa con los actores de la sociedad civil cultural y las
    organizaciones de trabajadores.

Directorio Nacional ANFUCULTURA
Asociación Nacional de Funcionarios/as de la Subsecretaría de las Cultura y las Artes
18 de mayo de 202