La formalización de la orgánica es otro hito fundamental en el proceso de implementación del nuevo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, junto al encasillamiento de funcionarios a la planta y la formación de los Consejos Nacional y Regionales de las Culturas y las Artes. Su importancia es tan vital que no sólo permite establecer el organigrama de la institución y por lo tanto como se implementarán las políticas públicas en cultura, sino, además, condiciona las orgánicas internas y los futuros perfiles de cargo para los concursos de promoción interna (hito 3), los concursos del tercer nivel jerárquicos (hito 4) y el resto de concursos de cargos excedentes, que darán forma a la dotación del futuro cuerpo de la administración estable que ejecutará junto al gobierno de turno, las políticas públicas en cultura del Ministerio.

¿Qué deberíamos esperar los trabajadores del decreto orgánico? Fundamentalmente, una estructura que permita:

  1. Asegurar condiciones laborales dignas y decentes para el desarrollo de nuestro trabajo.
  2. Recoger toda la experiencia y aprendizaje institucional de sus trabajadores.
  3. Generar las condiciones para el crecimiento institucional que permita responder a los ambiciosos objetivos planteados en la ley, de manera eficiente y eficaz y con calidad.
  4. Que diferencie claramente las funciones (qué hacer) de las atribuciones (con qué). Debiera existir esta diferenciación desde el Decreto y no sólo desde las Resoluciones.
  5. Que asegure una estructura robusta en el nivel central y regional.
  6. Que su implementación esté acompañada de un proceso de Gestión del Cambio que permita, acortar brechas en las competencias de los funcionarios/as frente a los nuevos desafíos ministeriales.
  7. Que exista mayor claridad en la relación con el Servicio Nacional del Patrimonio y su rol en la estructura del Ministerio.
  8. Que a junto a la determinación de funciones que establece este Decreto, debe abordarse la designación de los Jefes de División, quienes deberían ser profesionales de experiencia probada en el ex Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y actual Ministerio.

Dado todo lo anterior, los objetivos de este informe son:

  1. Indagar mediante un análisis comparativo las características de las unidades, divisiones y SEREMI propuestas, desde el punto de vista de la relación con la estructura de funcionamiento actual y la coherencia con las funciones declaradas en ley 21.045, el resto de cuerpos legales vigentes.
  2. Proponer mejoras al decreto orgánico y a la ley 21.045, según pertinencia.
  3. Proponer recomendaciones para la resolución interna.

De esta manera el informe se estructura de la siguiente manera:

  1. Análisis de las unidades dependientes de la Ministra o Ministro, con funciones asimiladas, observaciones y propuestas de mejora.
  2. Análisis de las divisiones dependientes de la Subsecretaría de las Culturas y las Artes, con funciones asimiladas, observaciones y propuestas de mejora.
  3. Análisis de las SEREMIS con observaciones y propuestas de mejora.

Agradecemos profundamente el trabajo de nuestros/as afiliados/as de las diferentes SEREMIS de todo el país, con especial énfasis a los de Arica y Parinacota, Antofagasta, Metropolitana, Valparaíso, O´Higgins, Los Ríos y Aysén que, en pleno desempeño de funciones, han reflexionado sobre cuestiones que históricamente han estado alejadas del debate público, capturadas por las camarillas de turno. Así también los comentarios de los/as compañero/as del Departamento de Planificación y Presupuesto, del Departamento Jurídico y del Departamento de Estudios que también enriquecieron este documento. A ellas y ellos, nuestro aprecio y reconocimiento.

https://anfucultura.cl/wp-content/uploads/2019/05/INFORME-DE-ANALISIS-PROYECTO-DE-DECRETO-ORG%C3%81NICO-ANFUCULTURA-250419.pdf